ahorra gasolina

Conscientes como somos de que cada vez se hace más necesario reducir nuestro impacto ambiental para que nuestro planeta no se contamine, así como que el precio de los combustibles es cada vez más elevado, es importante desarrollar un plan de eficiencia de consumo de energía para lograr que la sostenibilidad sea posible y real. Por lo tanto, los aficionados a la náutica necesitamos aprender a adaptarnos y cambiar en función de las tendencias. Algunos de los cambios se pueden realizar sobre los barcos ya construidos y no en la posibilidad de alterar las líneas de las hélices y el carenado de los barcos que se puedan fabricar a partir de ahora. Cualquier empresa de alquiler de yates en Ibiza debería basar sus actuaciones en unas líneas generales.

Pinturas que mejoran la eficiencia

Una de las medidas que se deben empezar a aplicar en los carenados de las embarcaciones es el uso de pinturas que no tengan biodicidas y que tengan prestaciones iguales o superiores a los clorocauchos que se han estado utilizando hasta este momento.

Estas pinturas reducen la fricción, lo que se traduce finalmente en un consumo de combustible más bajo.

Otras opciones muy recomendadas son cómo te mostramos en este artículo el wrapping

Electrodomésticos Clase “A”

Al igual que sucede con una vivienda, utilizar electrodomésticos con un consumo más eficiente reducirá las necesidades de consumo de los barcos, en especial en aquellos buques que tengan varios. Aunque en el caso de los barcos de recreo que tienen un par de camarotes no tiene demasiada importancia, cuando hablamos de cruceros y barcos con una cantidad importante de televisores, neveras o cocinas, se puede alcanzar un ahorro de hasta el cincuenta por ciento.

Lo mismo sucede con los sistemas de calefacción. Con unas pequeñas reformas es posible reutilizar el calor que emite el motor y calentar el agua o producir calor dentro de los camarotes. De este modo se reduce el consumo y se aumenta el confort, en especial en los meses más fríos y cuando se pasan las noches a bordo en alta mar, donde refresca mucho cuando el sol se oculta.

Tripulación concienciada

De nada nos va a servir que se haga todo lo posible por reducir el consumo en el alquiler de yates en Ibiza si el personal de a bordo no comprende la importancia de reducir el consumo.

Es muy importante que los tripulantes hagan todo lo posible por reducir las necesidades energéticas de la embarcación que gobiernan, así como de revisar todos los elementos a bordo para mejorar su eficiencia.

Se pueden instalar sistemas de medición que indiquen el consumo eléctrico y de combustible y hasta el de los aceites lubricantes, con lo que se puede estudiar si existe algún campo en el que se puedan optimizar las medidas de ahorro y eficacia en materia de energía.

Cambios en las luces

En los barcos más pequeños, cambiar un par de bombillas puede suponer poco, pero en barcos que cuentan con mayor iluminación interior y exterior es probable que se consigan ahorros de electricidad muy importantes sustituyendo los sistemas de iluminación incandescente y los tubos fluorescentes por bombillas y tubos de led, mucho más duraderos y que además consumen hasta un noventa por ciento menos de energía.

También resultan más económicos a la hora de realizar el mantenimiento, ya que los leds no necesitan cebadores ni transformadores para funcionar, por lo que los costes en materiales se reducen también al mínimo. Si se suma esto al hecho de que la sustitución de una bombilla o uno de estos tubos es más extendida en el tiempo, que se emite menos calor , que no tienen agentes contaminantes y que no producen alteraciones importantes en los campos magnéticos, estamos hablando de que más que una opción son una necesidad.

Si además de estas bombillas utilizamos detectores de presencia en pasillo y camarotes, el consumo de combustible se puede ver reducido hasta niveles mínimos, ya que los generadores no tendrán que trabajar demasiado.

También en la iluminación exterior, regulada por ley y que obliga a contar con focos de una determinada potencia luminosa, es posible reducir el consumo de electricidad y mantenimiento, incluso mejorando la capacidad de iluminación.

Ha llegado el momento de convertir también las embarcaciones en vehículos inteligentes, más eficientes en materia de energía, con unos sistemas tecnológicos modernos que faciliten la gestión de los recursos y se pueda aprovechar mejor el tiempo de trabajo de la tripulación. Las ventajas se traducirán en el medio ambiente, en los recursos económicos que tienen que emplear las empresas y en los costes que tendrá que afrontar un usuario.