Muchos de nosotros somos grandes aficionados al mar, y nos gusta pasar unas buenas vacaciones a bordo de una embarcación de alquiler, una opción que cada día está al alcance de más aficionados debido al crecimiento del número de empresas de alquiler que se pueden encontrar, en especial en las islas y los lugares de playa en los que se concentra el mayor número de clientes que quieren disfrutar plenamente de sus vacaciones. No obstante hay que tener en cuenta algunos consejos que nos ayudarán no solo a disfrutar más de la navegación sino que se puede considerar un manual de buenas costumbres y consejos al plantearnos el alquiler barcos en Menorca o algún lugar por el estilo.

Todo bien sujeto

 El barco es un objeto en movimiento. Incluso cuando nos encontramos anclados o atracados en un puerto debemos tener en cuenta que cualquier cosa que no esté bien sujeta en su sitio puede romperse al caerse como consecuencia de una ola o algún golpe de mar.

 Si lo tenemos todo en su sitio y bien sujeto evitaremos estar dando vueltas por todo el barco buscándolo y no habrá riesgo de que algo salga disparado por la borda o acabe dando un golpe a alguien.

Los desperdicios no se arrojan

 A no ser que se trate de restos de comida, no tires al mar ningún tipo de desperdicio o residuo. A bordo conviene que tengas varios depósitos en los que separar la basura orgánica y los envases reciclables para tirarlos en los contenedores colocados para tal fin en los puertos. Incluso en alta mar es importante estar concienciado con el medio ambiente, de modo que no tires jabones ni aceites al agua, y ni mucho menos cualquier otra cosa como plásticos, latas o cristal. Que hayas preparado tus vacaciones utilizando un alquiler barcos en Menorca no significa que puedas hacer cualquier cosa y que no tenga consecuencias.

Revisa las baterías

 Aunque hoy las baterías que se comercializan requieren muy poco mantenimiento o ninguno, nunca está de más revisarlas periódicamente. ¿Te imaginas quedarte sin energía precisamente cuando más falta te hace? Pues si no revisas las baterías de vez en cuando esto te puede pasar.

Ayuda en lo que puedas

 Ya sabemos que estás de vacaciones y que lo que menos te apetece es tener que arrimar el hombro para echar una mano a alguien, pero piensa que puedes ser tú el que necesite la ayuda de los demás en algún momento, así que si ves a alguien necesitado y puedes ayudar, no lo dudes porque en caso contrario podrías encontrarte en graves apuros. Aunque sea por egoísmo, ayuda y serás ayudado.

Echa el ancla y atraca con cuidado

 Antes de decidir si un lugar es adecuado para pararte y disfrutar del paisaje, asegúrate de que las olas y el viento no pondrán en peligro la embarcación. Busca un sitio resguardado de estos elementos y échale un vistazo al fondo para ver su profundidad y el material que hay (piedra, arena, algas, etc…). Si fondeas en un lugar solitario procura que el ancla esté bien sujeta al fondo y deja una longitud de cadena equivalente a dos o tres veces la profundidad para que en caso de viento el barco se mueva pero no se aleje demasiado del punto de origen.

 Si vasa atracar en un puerto ten mucho cuidado y acércate lo más despacio posible, asegurándote de que hay sitio entre los barcos que hay atracados para entrar sin producir desperfectos en ninguno.

Buen uso del baño

 Esto es bastante importante, ya que las tuberías y el sistema de evacuación son bastante diferentes a los de nuestro hogar. No eches en el inodoro elementos que puedan atascar el baño porque esto puede conllevar una multa cuando devolvamos el barco por los retrasos que se producen al tener que desatascar el inodoro y no poder entregar el barco a alguien que lo tiene reservado después que nosotros. Asegúrate de que todo el mundo abordo sabe utilizar adecuadamente el baño para no arruinar el tiempo que queda en la embarcación.

Utiliza la ropa adecuada

 El mar nos invita a llevar prendas de vestir frescas y ligeras, bañadores y camisetas, aunque también conviene tener a mano alguna prenda un poco más abrigada y un chubasquero, ya que en alta mar la temperatura puede variar en poco tiempo y nos puede sorprender alguna tormenta.

 Y si quieres bajar a tierra para salir a cenar una noche o dar una vuelta por algún lugar, alguna prenda un poco más de vestir como un pantalón largo o una camisa nunca estará de más.